SANTOS CON CORAZONES ARDIENTES HACEN ROMANCE AL DIVINO

 

Las oraciones de aquellos con corazones ardientes se convierten en una verdadera fragancia para el Señor. Nuestras oraciones de corazón llenan los cuencos de oro en el cielo. Al estudiar la Escritura, vemos un Padre amoroso que describe las oraciones apasionadas como "grato olor de Cristo" (2 Corintios 2:15). Esa es Su manera de decir lo complacido que está cuando adoramos al Señor con TODOS nuestros corazones, sin prisa por marcharnos.

La oración sincera y amorosa, y la adoración, son una cosa exquisitamente hermosa que se levanta de los altares de oro donde los santos con los corazones ardientes hacen romance al divino. Ellos le dan al Señor compañía, hablándole a Él como un amante y un amigo. No importa dónde adoran, ya sea de rodillas o en una magnífica catedral. Lo que llama la atención es un corazón ardiente que grita con sinceridad, negándose a marcharse hasta que se haga una verdadera conexión con el Altísimo. Cuando Él encuentra a alguien que se ajuste a esa descripción, una dulce fragancia fluye hacia el trono, y se inclina sobre la gloria para inhalar de nuevo. Él lo toma y sonríe en obvio deleite. Alguien está ofreciendo adoración verdadera.

¿Eres consciente de que se necesitan cerca de dos mil flores para producir un gramo de aceite fragante o 9.000 tréboles de rosa para producir una sola onza de perfume? De hecho, al entrar en un jardín de rosas, el olor es mucho más poderoso en las primeras horas de la mañana cuando el rocío todavía está en las rosas. De la misma manera, toma tiempo y paciencia empapándose en la presencia del Señor en la verdadera adoración para producir el tipo de fragancia que Él se inclina para inhalar.

Puedes preguntar, "¿No es una alabanza fuerte y entusiasta tan preciosa para el Señor?" Bueno, eso depende del espíritu con el que se da. Sin embargo, debemos admitir que es fácil alabar sin conectar realmente con el corazón del Padre en la verdadera adoración. Es por eso que es tan vital que examinemos nuestros corazones, para asegurarnos de que no estamos simplemente realizando las mociones, sólo para terminar con eso.

Puedo escuchar al Señor decir:

"Veo sus manos y corazones levantados en adoración íntima–debo acercarme a tales como estos. ¡Debo respirar la fragancia de esa clase de adoración, porque estoy complacido!"

"los verdaderos adoradores adorarán al Padre en espíritu y en verdad; porque también el Padre tales adoradores busca que le adoren." (Juan 4:23). ¿Por qué los busca? La respuesta es porque son tan difíciles de encontrar, raros ejemplares en la actual cultura ocupada y ruidosa. El ruido es barato, mientras que la verdadera adoración es tan rara y costosa como el perfume real. ¿Pero estamos dispuestos a pagar el precio para ser verdaderos adoradores? ¿Serás uno de los que arde con amor ante el trono y deja que tu fragancia caliente Su corazón?

"Suba mi oración delante de ti como el incienso, el don de mis manos como la ofrenda de la tarde." (Salmo 141: 2).

 

Steve Porter

 www.findrefuge.tv

Descargar el artículo aquí

Steve Porter es fundador de Refuge Ministries. Él ha escrito muchos libros y tiene una unción especial para traer las verdades profundas del Espíritu con una claridad y simplicidad que atraen a uno hacia un camino más cercano y una relación más profunda con nuestro Señor Jesucristo. Los libros, los artículos y los videos de Steve han tocado incontables vidas alrededor del mundo.

 

más artículos - Steve Porter